Retinol (retinoides) en cosmética

Actualmente el retinol está en boca de todos, sobretodo, porque es un ingrediente utilizado para casi todas las marcas: “The Ordinary Retinol”, “Retinol Skinceuticals” o “Retinol la Roche possay” son algunos ejemplos de las fórmulas más buscadas. 

Sin embargo, ¿qué es el retinol? ¿qué beneficios aporta a tu piel? ¿es realmente un “ingrediente milagroso”? En primer lugar, nos gustaría aclarar que el retinol se usa a menudo como término general para los productos tópicos que contienen un derivado de la vitamina A. Técnicamente el retinol es un tipo de retinoide, del cual existen varias variaciones que funcionan en diferentes niveles de la piel, tal y como explicaremos más adelante.

¿Qué función tienen los retinoides?

Los retinoides tópicos son ingredientes enormemente estudiados para tratar el fotoenvejecimiento y el acné. De hecho, la vitamina A es fundamental para el correcto funcionamiento del cuerpo, incluida la piel. A parte de estas dos patologías, los dermatólogos también lo prescriben para el tratamiento de la psoriasis, ictiosis, hiperpigmentación y el linfoma cutáneo.

La dermatóloga neoyorquina Shari Marchbein afirma  “Los retinoides actúan aumentando la producción de colágeno y aumentando la tasa de renovación de las células de la piel. También, ayudan a tratar el acné, los puntos negros y los poros obstruidos al reducir la adherencia de las células que obstruyen los poros”.

Así pues, podemos afirmar que los retinoides son ideales para mejorar la textura de la piel, minimizar las líneas de expresión y arrugas, unificar el tono de la piel y disminuir el tamaño de los poros.

¿Qué derivados de los retinoides tópicos existen?

Recuerda que los derivados de la vitamina A, incluidos el retinol (vitamina A en forma de alcohol) y el retinal, deben convertirse en ácido retinoico para que puedan tener efecto sobre la piel. El retinol se debe convertir al retinal y luego en ácido retinoico, mientras que el retinal sólo requiere una conversión para actuar como ácido retinoico.

Tipos de retinoides tópicos y dónde actúan

Tipos de retinoides

  • Ácidos retinoides
  • Tretinoína (también conocida como ácido retinoico, la forma activa de la vitamina A y la que es realmente utilizada por la piel) es el estándar de oro. De hecho, solo la tretinoína y el tazaroteno están aprobados por la FDA (La Administración de Medicamentos y Alimentos de los EE. UU.) para tratar la piel fotoenvejecida. Aunque es muy eficaz, el uso de tretinoína está limitado por la irritación que produce sobre la piel y su inestabilidad. Estas limitaciones han llevado al desarrollo de derivados con eficacia similar pero mucho menos irritantes.
  • Adapaleno: se usa para tratar el acné y se puede combinar con el peróxido de benxolio.
  • Tazaroteno: muy fotoestable y bastante irritante. Se utiliza para tratar el acné, el fotoenvejeimiento y otras condiciones dermatológicas como la psoriasis.
  • Retinol:  tienen buena evidencia científica que respalda la absorción cutánea y la mejora del fotoenvejecimiento.
  • Retinal:
    • Retinaldehído: es inestable y difícil de formular. Es efectivo para tratar el fotoenvejecimiento, aunque hay menos estudios comparándolo con el retinol.

Nuevos derivados:

  • Retinil éster:  acetato de retinil + palmitato. Hay estudios limitados referente a su eficacia y absorción.
  • Retinoato de etil lactilo: AHA (ácido láctico) + retinoil. Hay pocos estudios, però la información disponible muestra buenos resultados.
  • Hidroxipinacolona retinoato: es un éster del ácido retinoico. Este ingrediente se une directamente a los receptores de  retinoides, sin necesidad de convertirse en ácido retinoico.
  • Retinil retinoato: retinil éster + ácido retinoico . No hay muchos estudios al respecto de este ingrediente, se trata de un nuevo híbrido de derivados de la vitamina A. Sin embargo, la información disponible muestra buenos resultados.

Es importante que recuerdes que la formulación lo es todo cuando se trata de vitamina A tópica. Los retinoides se degradan fácilmente en presencia de calor, luz e ingredientes oxidantes como el peróxido de benzoilo.

¿Existen los retinoides encapsulados? ¿Qué beneficios aportan?

También, podría ser que hayas escuchado hablar de los retinoides encapsulados que son esencialmente el mismo ingrediente, pero con una tecnología de “empaquetado” para mejorar la estabilidad y/o la penetración de la piel.

¿Qué tipo de retinoide has de usar? ¿De qué depende que utilices uno u otro?

El tipo de retinoide que debes usar varía según lo que quieras tratar (es decir, acné versus envejecimiento o ambos), tu tipo de piel y otros productos que utilices actualmente en tu rutina de belleza. Tu dermatólogo puede ayudarte con recomendaciones personalizadas.

Por último, al seleccionar productos, recomendamos elegir las marcas respetadas y acreditadas. Que un producto sea más caro, no equivale a que sea más estables. La vitamina A tópica actúa uniéndose a los receptores de retinoides, esto significa que los verdaderos cambios en la piel llevan tiempo (al menos 2-3 meses), por lo que has de tener paciencia para ver los beneficios que este activo puede dar a tu piel.

Además, tal y como hemos explicado, y en líneas generales, el ácido retinoide (tretinoína, adapaleno y tazaroteno) se utiliza para mejorar el acné y, aunque ha sido estudiado para el fotoenvejecimiento es también el más irritante. Para aquellos que buscáis un uso exclusivo para el fotoenvejecimiento, la hiperpigmentación y / o tenéis la piel sensible, os podéis beneficiar de un retinol, retinal o uno de los nuevos derivados.

¿Con que frecuencia has de aplicarte los retinoides en tu piel?

Al comenzar, lo mejor es que vayas lento. Recomendamos usar solo 1-2 veces por semana y aumentar gradualmente. Al empezar a usarlo, es normal que sufras un período de sequedad, descamación e irritación hasta que tu piel se acostumbra al retinoide tópico. Generalmente, comienza a los pocos días de uso y dura algunas semanas.

Esta reacción es más común con el ácido retinoico, sin embargo, se puede observar con el retinol, aunque generalmente es menos intensa. Es importante mantener la barrera cutánea sana e hidratada para disminuir la irritación . Un “tip” sencillo sobre formas de controlar la irritación es la “técnica sándwich”, es decir, aplicar el ácido retinoico entre dos capas de un agente hidratante, una previa al uso del ácido retinoico y otra posterior.

Etiquetas:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Tu Laboratorio Cosmético
Logo
Restablecer la contraseña
Shopping cart